Te debo uno más, me queda uno menos

Ayer te dejé un concierto a deber. Otro más. También me lo perdí yo, ya no sé si por mi culpa, por el trabajo o porque nunca encuentro con quién ir a los conciertos tristes. Así que no te lo pedí. Y, por tanto, no fuimos, y no te cogí de la mano y no…

A cuenta de nada (ni nadie)

Intento todos los días llegar a la orilla de este océano inmenso en el que caí el día que nací, pero, de alguna manera, he abandonado. Me dejo llevar por la resaca mar adentro, miro las gaviotas, cada vez menos; rebusco en mi memoria motivos para buscar tierra firme y me cuesta encontrarlos, quizá porque…

Quebraderos de cabeza

Recuerdo muchas cosas. Quizá demasiadas. Recuerdo decirle a mi padre que tenía ganas de alcanzar cierta estabilidad porque, de esa forma, acabarían mis quebraderos de cabeza. Y me decía nunca se acabarían: tenía razón. Estoy harto de los quebraderos de cabeza. Sobre todo, aquellos que salen gratis como setas de otoño. Creía que, al tener…

Propósito de enmienda

Creo que ya tengo una entrada con este título, pero también esta bitácora es un círculo infinito, una trayectoria cerrada sobre una superficie de Riemman. Así que no me importa empezar de nuevo. Hoy es una declaración de intenciones. Una más. La declaración de escribir más en mi bitácora, la intención de cerrar todas mis…

Sin ganas de vivir

Será porque me he hecho viejo; quizá porque estoy enfermo y aún no sé. Será porque no echo de menos una piel y un aliento por las noches, porque he renunciado a recorrer los bares de Madrid de tu mano, a ver amanecer sabiendo que luego dormiré a tu lado. Puede que me haya cansado…

No me quedan ganas

He dejado de escribir y de leer. Tengo dos poesías en la cabeza, una titulada «Cartografías efímeras» que la inspiró el mar de nubes que vi desde la ventanilla del avión mientras volvía de Mallorca, de un viaje de trabajo. La otra ni la recuerdo. Pero se me han ido las ganas de todo. Quiero…

Nosotros también somos parte

Cada vez que la vida se quita su careta, nos enseña su crudeza. En realidad, siempre ha sido así: nuestra sociedad no es más que una pátina amable que trata de esconder la injusticia mediante mecanismos artificiales pero útiles, una especie de lenitivo de la desgracia. Aunque no puede con todo. Y a veces la…

Pienso demasiado

Tanto que contar, tantos momentos perdidos y tan pocas ganas ya de nada

Esperanza de poesía

Llevo tiempo abandonado, abandonando el blog, las manos en los bolsillos y el corazón en la guantera. Llevo tiempo sin esperanza alguna, sin fuerzas para apuntar de nuevo entre tus tetas, sin saber ni querer buscarte o encontrarte. Así estoy yo sin ti, o sin mí, según se mire. Sin ganas de fines de semana,…

Nudo de corbata

Acabo de coger una corbata y hacerme el nudo. Recorrer de nuevo los pasos táctiles implementados en la memoria, los nudos enrevesados en el espacio tridimensional. Un nudo de corbata evoca las viejas batallas. Los nervios a flor de piel, la incertidumbre que arrastra el azar, lo desconocido, el sabor metálico del miedo. La elegancia…