Te debo un poema

Te debo un poema, casi por accidente del destino, y aquí va. Para que despiertes en tu mañana, tras la resaca y el cansancio y las telarañas del sueño y la paz que deja la tormenta cuando pasa. Te debo un poema que construya un poemario de adioses, una biblioteca de despedidas y un cementerio…

Hoy no

Llamaron a la puerta y abrí sin mirar, pensando que eras tú. Se coló la tristeza y se sentó en mi sillón, durmió en mi cama y se comió mis yogures. Te espero en mi puerta, por ver si me ayudas a echarla de mi casa, de mi vida, de mi corazón.

Un día extraño

Un día de esos en los que las situaciones te superan. Un día de esos en los que el alma decide no levantarse, y vagas como un espectro por el trabajo, pensando en otra vida, en otro cuerpo, en otra realidad; hipnotizado, drogado por tu ausencia. Un día descentrado, de esos que tantos tenía y…

Poco recomendable

Ella era una chica poco recomendable. Bailaba tregua y catala (ver Historias de Cronopios y de Famas, de Cortázar), cantaba a las estrellas en las noches nubladas, soñaba con dragones, trasgos y bosques encantados, saltaba de puerta en puerta, de canción en canción hasta que mis piernas decían «basta». Lloraba con la poesía y su…

Poesía sin musas

Quiero escribir(te) un poema pero hoy las musas no han acudido a mi llamada, así que me enfrento solo y malherido a escribir esta vida en blanco que dejaste cuando me dejaste. Y sin musas y sin brújula rebusco en las palabras cómo decirte que te echo de menos de una manera que no te…

Esperanza es una estación de metro

Acabo de llegar de viaje, y me he sumergido en el tráfago de la vida para tratar de limpiar el parabrisas de los impactos del trabajo. Dos días fuera saturan los buzones. Dos días fuera que, de alguna manera, dejando aparte el destino y los motivos, han sido un bálsamo de esperanza. Porque a veces,…

Y llega un día que…

Llega un día en que todo tu mundo se pone del revés, o quizá es que todo encaja. Que, de repente, un ángel cruza la habitación y tú yo nos miramos en silencio, juntamos nuestros labios, nos olvidamos de tu marido y de mi esposa. Llega un día en que no te apetece escribir, no…

Manual de tinieblas

Hoy mi alma pide poesía; mi corazón, consuelo; mi espada, sangre; mi cuerpo, tu abrazo No obstante, la poesía se ha echado al monte, y me ha dejado solo en la noche oscura, tenebrosa, despiadada. No me rindo. No llegué aquí para morir en la orilla, para rendirme sin lucharte, para dormir sin tu espalda…

Hay días

Hay días que lo bordas, y días que lo tiras por la borda. No es la primera vez que empiezo una entrada así, no es la primera vez que un día estás arriba y al siguiente luchas por sacar la cabeza del agua en medio de la tormenta. El día no empieza bien. Me ha…

Buenas vibraciones

Ayer fue un buen día. Me entró una especie de fuego en el cuerpo, unas ganas locas de saltar hacia adelante, de sacudirme las pulgas del corazón. Fue un día cargado de trabajo que dio frutos, de sorpresas agradables y de conversaciones lenitivas, relajantes incluso. Tengo ganas de mucha guerra, personal y profesional, y todas…